ColombiaCasino.co

Casinos

¿Por qué el casino siempre gana?

¿Por qué el casino siempre gana?

La gran promesa de los casinos es ganar rápido  y con poco esfuerzo, no obstante la realidad es otra; quien siempre gana más es la casa ¿Por qué el casino siempre gana?

Antes de avanzar, la prudencia dicta hacer una aclaración; no se trata que los casinos hagan trampas para quedarse con el dinero de los jugadores, las maquinas no están trucadas. Pero hay una realidad innegable, los casinos son negocios y deben ser rentables para seguir operando; se trata de un asunto de administración básica.

En consecuencia, todo el entorno y la oferta de los casinos son diseñado para que la casa gane siempre; es meramente un asunto de negocios. Es verdad que eventualmente alguien gana una suma importante; pero antes muchos más han perdido grandes sumas.

En ningún lugar se aplica mejor la ley del embudo como en el negocio de los casinos;  la parte gruesa siempre estará del lado del casino, entonces, ¿Por qué el casino siempre gana? Miremos el asunto con atención.

¿Por qué el casino siempre gana?

Ya se estableció el punto que los casinos son negocios que deben ser sustentables para poder existir; además eso se logra si hacer trampas, pero si diseñando todo un entorno bien planeado para ganar. Dicho de otra manera, los casinos no dan golpes en el aire, siempre saben lo que hacen.

Por ejemplo, la tragamonedas es uno de los juegos con mayor cobertura en casinos físicos y online; la razón es muy sencilla, este juego es el que mayor margen de ganancia reporta al casino.

El acto mismo de jugar ya representa ganancia para el casino, para jugar hay que pagar; y pocos son los que ganan. Aun cuando un jugador gana, el casino puede tomar un porcentaje de la ganancia (generalmente no más del 5%).

Otro ejemplo, en las rachas positivas alguien puede ganar mucho; pero por otra parte hay muchos más que están perdiendo. Desde una óptica más amplia; la estrategia del casino está diseñada para tomar el dinero de los jugadores, en especial de los compulsivos.

Para concluir, los casinos son un negocio muy rentable para sus dueños; la casa siempre va a ganar y eso es incuestionable, de lo contrario los casinos no existieran. Lo más sano es jugar con inteligencia; saber cuándo retirarse y si la tentación es muy fuerte lo mejor es evitarlo por completo.